Milán, noviembre de 2016 – Cruciani C se prepara para la Navidad y presenta una imprescindible y valiosa creación: su nombre es Diadema, que en griego antiguo significa “objeto que ciñe”, símbolo aristocrático de autoridad y prestigio en el mundo helénico y romano, que brilla nuevamente gracias a la refinada reinterpretación de la casa umbra. Una Diadema pensada para ceñir la muñeca y no la cabeza, pero que conserva intacta su carga simbólica ligada al prestigio y a la exclusividad: la pulsera se ha hecho en una serie limitada, poquísimas piezas, y ya es el objeto del deseo para la Navidad de 2016. El último nacido en casa Cruciani C está formado por una densa red de encaje macramé embellecido con una cascada de 43 cristales Swarovski y detalles de plata pura 925. Una reinterpretación atenta, esta de la maison umbra, porque ya desde la antigüedad la banda de tela denominada diadema se ha venido embelleciendo finamente con aplicaciones de metal y piedras preciosas, hasta modificar su aspecto en un objeto de relojería propiamente dicho. Diadema Cruciani C celebra el estilo, la elegancia y la artesanía artística italiana ligada al mundo del lujo, a través del ideal de una belleza refinada, con reminiscencias antiguas y seductoras, revestida de un appeal contemporáneo: una verdadera joya de colección en puro estilo luxury pop, el regalo perfecto a poner debajo del árbol. Dado que ya se lo han puesto trendsetter y fashion lovers de todo el Mundo, Diadema será el inconfundible adorno de la muñeca para las fiestas más esperadas del año, un accesorio destinado a durar en el transcurso del tiempo, superando las modas del momento, recordando una tradición antigua que a Cruciani C le gusta reinterpretar, convencido de que el pasado y el futuro pueden coincidir en un presente que consigue conservar sólidos los valores que desde siempre hacen que Italia sea la patria de lo bueno, de lo bello y de lo elegante.